Redes sociales para el aprendizaje y formación en red

networked.jpgDecía Vygotski que el conocimiento se construye en un proceso en el que la experiencia individual está mediada por la interacción, de tal modo que lo que se aprende viene filtrado por el propio lenguaje, el entorno socio-histórico, la cultura y la relación con otras personas. Las redes sociales y entornos virtuales de aprendizaje (PLE) del mundo actual amplían las posibilidades y fomentan esa relación interpersonal, el intercambio de experiencias y recursos diversos, la participación en comunidades de práctica que comparten aprendizaje y conocimiento en actividades de colaboración. Los nuevos medios facilitan que ese aprendizaje social, en interacción con otros, pueda tener lugar en red, sin límites físicos ni fronteras (en Internet la frontera es la lengua).

El aprendizaje no tiene que ver tanto con la memorización de datos y hechos como en ser capaz de encontrar y procesar información, ideas y conceptos que  analizamos, validamos, comunicamos y nos sirven para resolver problemas y crear productos que compartimos y muestran el resultado de nuestro aprendizaje. Las redes sociales permiten conectar con fuentes significativas y personas o comunidades específicas que trabajan sobre el objeto de nuestro aprendizaje. La colaboración puede ser ocasional o quedar integrada en comunidades y proyectos diversos, pero para facilitar el aprendizaje continuo es necesario nutrir y mantener conexiones, como ha indicado George Siemens en sus trabajos sobre Conectivismo: la capacidad de relacionar y procesar información es más decisiva que lo que se sabe, pues continuamente llega nueva información que debemos saber gestionar y el conocimiento puede residir fuera de nosotros, en bases de datos externas y redes sociales.
Boyd y Ellison (2007) definen los sitios web de redes sociales (SRS) como un servicio de Internet que permite:

  • Construir un perfil público o semi-público con espacio propio o canal de actividad.
  • Articular una lista de usuarios con quienes se comparte conexión.
  • Poder ver y recorrer la lista de conexiones de otros usuarios.
  • Visualizar intereses y poder contactar con otros usuarios a través de objetos digitales (imágenes, etiquetas de contenido, vídeos o agregación de servicios externos).
  • Utilidades para poder crear grupos o listas y poder colaborar, reunirse virtualmente u organizar actividades entre personas con similares intereses.
Podemos diferenciar los siguientes tipos de SRS que reúnen las características mencionadas:

  1. SRS generalistas, como Facebook o Tuenti.
  2. SRS profesionales, como Linkedin o Xing.
  3. Servicios de “microblogging”, como Twitter.
  4. Plataformas de contenidos generados por los usuarios (YouTube, Flickr, Slideshare, Scribd…).
  5. Redes específicas creadas con aplicaciones como Elgg o servicios como Ning o SocialGo.
Estos SRS son una parte básica del conjunto de herramientas y servicios web que configuran nuestro entorno de aprendizaje personal (PLE), pues son los que permiten conectar con otras personas de intereses afines, no necesariamente conocidas, que forma nuestra red de aprendizaje (PLN: Personal Learning Network), contactos que pueden ser más o menos débiles y variables, cuyo número crecerá mediante el propio trabajo e interacción habitual en la Web sobre nuestros objetivos de aprendizaje.Hay estudios que indican que el 80% de lo que aprendemos lo hacemos de manera informal, en interacción con otras personas. Los nuevos servicios de la Web social facilitan este aprendizaje continuo y la formación permanente mediante la conexión habitual a nuestra red personal de contactos (PLN) y los nodos de nuestro interés. También mediante la participación en comunidades virtuales de práctica y redes de aprendizaje que fomenten la formación en red en plataformas abiertas a la participación libre de los usuarios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La sala de destierro

Copyright y Copyleft